5 Beneficios Y Peligros Del IGF-1: ¿Promotor De Pérdida De Peso O Causante De Cáncer?

Los beneficios del IGF-1, también conocido como factor de crecimiento similar a la insulina 1, es una hormona compleja e interesante debido a su potencial para tener efectos beneficiosos y dañinos en su salud, dependiendo de cuánto produce su cuerpo. El trabajo más importante de IGF-1 es promover el crecimiento celular (de ahí el nombre).

El IGF se conoce como un factor de crecimiento y es parte de un grupo de hormonas que producen tejido y células que también incluye el factor de crecimiento epidérmico, el factor de crecimiento derivado de las plaquetas y el factor de crecimiento nervioso.

Por un lado, el IGF-1 posee ciertos efectos antienvejecimiento y potenciadores del rendimiento, que incluyen ayudar a desarrollar y retener la masa muscular y la masa ósea. Pero, por otro lado, los altos niveles de IGF-1 se han asociado con un mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer e incluso una disminución de la esperanza de vida.

Beneficios Del IGF-1

5 beneficios del IGF-1

1.- Ayuda a construir músculo y combate el desgaste muscular

Muchos estudios muestran que los beneficios del IGF-1 estimulan la hipertrofia del músculo esquelético y un cambio al metabolismo glucolítico, lo que le permite desarrollar fuerza. IGF-1 activa varios canales que ayudan con la expresión de otros factores de crecimiento; también puede ayudar a disminuir  el desgaste muscular relacionado con la edad (también llamado sarcopenia o atrofia muscular) al preservar la masa muscular magra.

2.- Ayuda a prevenir el declive cognitivo en adultos mayores

Aquí hay otro hallazgo interesante cuando se trata de disminuir los efectos del envejecimiento: las concentraciones circulantes más altas de  IGF-1 en adultos mayores pueden ayudar a prevenir la pérdida neuronal y la  disminución relacionada con la edad en las funciones cognitivas.

Los investigadores de un estudio dijeron:

«Encontramos que los niveles de IGF-I se asociaron significativamente con los rendimientos (controlados para la educación) en la prueba de sustitución de símbolos de dígitos y la tarea de cambio de conceptos, que miden la velocidad de procesamiento perceptual-motriz y mental. Los sujetos con niveles más altos de IGF-I obtuvieron mejores resultados en estas pruebas, y se sabe que el rendimiento disminuye con el envejecimiento”.

Los expertos ahora piensan que los beneficios del IGF-1 pueden ayudar a impulsar la función ejecutiva (un conjunto de habilidades mentales que lo ayudan a completar las tareas cotidianas) y la memoria verbal. Y en ciertos estudios en animales, se ha descubierto que IGF-1 puede ayudar a proteger contra la enfermedad de Parkinson e inducir la eliminación de las beta-amiloide cerebrales, que en niveles altos están asociadas con la enfermedad de Alzheimer.

3.- Apoya la salud metabólica y combate la diabetes tipo 2

Los beneficios del IGF-1 e insulina trabajan juntos para mantener los niveles de azúcar en sangre estables. Dependiendo de qué tipo de alimentos esté comiendo, ellos determinan qué usará su cuerpo para obtener energía (grasa o glucosa) y dónde se almacenará el exceso de energía. Ciertos estudios han encontrado que cuando los pacientes diabéticos tipo 2 son tratados con IGF-1, sus niveles de azúcar en la sangre disminuyen, la sensibilidad a la insulina mejora y los lípidos en la sangre también mejoran.

El IGF-1 también puede ser beneficioso cuando estás en ayunas o siguiendo la dieta cetogénica porque puede ayudarte a quemar combustible para grasa en lugar de glucosa.

4.- Ayuda a construir huesos y preservar la salud ósea

Se ha demostrado que los beneficios del IGF-1 desempeñan un papel en la formación ósea y puede ayudar a prevenir la pérdida ósea en la vejez (especialmente en mujeres posmenopáusicas que tienen el mayor riesgo de trastornos relacionados con los huesos como la osteoporosis). Los investigadores creen que IGF1 estimula la formación de hueso al tener un efecto directo sobre los osteoblastos.

La hormona del crecimiento y el IGF-1 también son fundamentales en el crecimiento esquelético durante la pubertad. Un estudio que se centró en la densidad mineral ósea y el contenido mineral óseo (BMC) en 59 afroamericanas y 59 blancas, entre 7 y 10 años, encontró que las concentraciones plasmáticas más altas de IGF-1 también se correlacionaron con una mejor BMD / BMC en edades más jóvenes.

5.- Facilita el crecimiento y el desarrollo

Los estudios han encontrado que las concentraciones más altas de IGF-1 en fetos dan como resultado un tamaño fetal más grande. En estudios en animales, la deficiencia de IGF1 se ha asociado con un desarrollo neurológico alterado, lo que sugiere que IGF-1 tiene funciones específicas en el crecimiento axonal y la mielinización. La deficiencia de IGF-1 también se ha relacionado con la mortalidad neonatal.

Debido a que el IGF-1 es un promotor de crecimiento, tiene sentido que los niveles sanguíneos de IGF-1 aumenten progresivamente durante la infancia y lleguen a su máximo en el momento de la pubertad. Después de la pubertad, cuando se completa el crecimiento rápido, los niveles de IGF-1 disminuyen. Los defectos en el gen que ayuda a estimular la producción de IGF-1 provocan una deficiencia del factor de crecimiento I similar a la insulina, que se asocia con retraso en el crecimiento y desarrollo.

Beneficios Del IGF-1

Peligros del IFG-1

Puede contribuir al desarrollo del cáncer

IGF-1 es lo que algunos llaman «un promotor del crecimiento», ya que se ha demostrado que promueve el crecimiento de las células cancerosas. Esta es una razón por la cual las investigaciones sugieren que los adultos mayores que tienen niveles más bajos de IGF-1 también tienen un riesgo menor de desarrollar ciertos tipos de cáncer, incluidos los cánceres de mama, ovario, próstata, colorrectal y lunge. Algunos estudios han encontrado una asociación especialmente fuerte entre las concentraciones circulantes de IGF-1 y el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas, pero no en mujeres posmenopáusicas.

Aún no está del todo claro cómo el IGF-1 puede contribuir al cáncer. Algunos creen que IGF-1 podría causar una mayor transformación celular, migración celular, metástasis y crecimiento de tumores. Parece que IGF-1 no causa cáncer, pero puede permitir que progrese y se propague más rápidamente.

En general, todavía hay más por aprender sobre cómo el IGF-1 puede afectar el riesgo de cáncer, pero por ahora no se considera seguro suplementar con IGF-1 sin que un médico se lo indique. Se considera un suplemento ilegal y está prohibido en los deportes profesionales, ¡lo cual debería ser suficiente para hacerte pensar dos veces antes de tomarlo!

Puede disminuir la vida útil

En ciertos estudios en animales realizados en ratones, gusanos y moscas, la disminución de los niveles de IGF-1 en realidad conduce a una mayor esperanza de vida. El aumento de la hormona de crecimiento en cantidades significativas se ha demostrado en algunos estudios con animales para reducir la vida útil hasta en un 50%, mientras que se ha demostrado que la reducción de los niveles aumenta la vida útil hasta en un 33%.

Todavía no está del todo claro por qué sucede esto, y el tema sigue siendo controvertido. Un IGF-1 más bajo puede promover una vida más larga en los animales, pero por otro lado, algunos expertos creen que el IGF-1 puede aumentar la expresión de genes asociados con la resistencia al estrés y ayudar a combatir el estrés oxidativo.  IGF-1 puede ayudar a disminuir las respuestas inflamatorias, suprime el estrés oxidativo y disminuye la progresión de la aterosclerosis. En base a estos hallazgos, todavía hay incógnitas sobre cómo las hormonas de crecimiento afectan la longevidad, las respuestas inflamatorias y el desarrollo de enfermedades crónicas.

¿Qué es IGF-1?

IGF-1 significa «factor de crecimiento similar a la insulina 1»; es una hormona peptídica anabólica que tiene la función de estimular el crecimiento y, en menor medida, respaldar el mantenimiento de los niveles normales de azúcar en la sangre. Anteriormente se llamaba somatomedina (o somatomedina C) porque es un péptido en la familia de la somatomedina. Se ha determinado que IGF1 es un polipéptido de 70 aminoácidos de cadena única reticulado por 3 puentes disulfuro.

IGF-1 tiene su nombre actual porque tiene ciertas acciones similares a la insulina en el cuerpo (incluida la disminución del azúcar en sangre), pero no es tan potente como la insulina cuando se trata de controlar los niveles de glucosa en sangre. Debido a que muchos de los efectos de la hormona de crecimiento humana, muchas personas discuten estas dos hormonas de forma intercambiable.

Otra hormona peptídica que es similar a IGF-1 se llama IGF-2. Ambos factores de crecimiento tienen una estructura similar a la insulina. Ambos se producen principalmente en el hígado y también en otros tejidos, en respuesta a la liberación de la hormona del crecimiento por la glándula pituitaria. Ambos se consideran extensiones de la hormona del crecimiento humano porque tienen muchos de los mismos efectos.

Beneficios Del IGF-1

¿Cómo se diferencian IGF-1 e IGF-2 de otro?

Se unen y activan diferentes receptores, causando el crecimiento de diferentes células y tejidos. El IGF-1 estimula principalmente la hipertrofia (aumento en el tamaño de las células) y la hiperplasia (aumento en el número de células) tanto en niños como en adultos. Lo hace en los tejidos, incluidos los músculos y los huesos. IGF-2 es muy activo durante el desarrollo fetal, ayuda con el crecimiento celular (proliferación) y la formación de tejido, pero se vuelve mucho menos activo después del nacimiento.

IGF-1: lo bueno contra lo malo

Estas son algunas de las cosas positivas que IGF-1 hace por nosotros (más sobre esto a continuación):

  • Ayuda a desarrollar la masa muscular y aumentar la fuerza
  • Ayuda a prevenir el desgaste muscular
  • Puede mejorar el rendimiento físico, apoyar la recuperación muscular y ayudar a la curación de lesiones
  • Puede ayudar a regular los niveles de grasa corporal (tejido adiposo)
  • Desarrolla fuerza en respuesta al entrenamiento de fuerza.
  • Ayuda a construir huesos y proteger contra la pérdida ósea
  • Puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y disminuir los factores de riesgo de diabetes
  • Apoya el crecimiento y el desarrollo en los niños
  • Puede ayudar a proteger la salud cognitiva y luchar contra las enfermedades neurológicas o la pérdida de células cerebrales al actuar como un factor neurotrófico
  • Apoya el crecimiento endotelial vascular
  • Puede ayudar a prevenir el adelgazamiento de la piel
  • Puede ayudar a prevenir la hipoglucemia (niveles bajos de azúcar)
  • Puede ayudar a apoyar la función renal y la filtración de sangre

Por otro lado, estos son algunos de los efectos negativos que IGF-1 puede tener en nuestra salud:

  • Puede promover el desarrollo del cáncer
  • Puede llevar a una disminución de la vida útil (de acuerdo con estudios en animales)

Para algunas personas, cuando escuchan la palabra IGF-1, lo primero que se les viene a la mente son las drogas que mejoran el rendimiento. Es importante señalar que la complementación de IGF-1 para aumentar el rendimiento no es recomendable ni necesariamente segura. Esto ha sido asociado con efectos secundarios que incluyen:

  • Alteración del metabolismo de la glucosa y la hipoglucemia
  • Edema de retina
  • Fatiga
  • Cambios en la función sexual
  • Dolor muscular severo

¿Qué se considera un nivel normal de IGF 1?

Depende de tu edad y sexo. Los hombres tienen niveles más altos de IGF-1 que las mujeres. La adolescencia es el momento en que los niveles deben ser más altos, antes de disminuir y luego disminuir durante la edad adulta. De acuerdo con los Laboratorios de la Clínica Mayo, aquí está aproximadamente el rango de referencia normal para IGF-1 según su edad:

  • 0-3 años: 18-229 ng / ml
  • 4-8 años: 30-356 ng / ml
  • 8-13 años: 61- 589 ng / ml
  • 14-22 años: 91-442 ng / mL
  • 23-35 años: 99-310 ng / mL
  • 36-50 años: 48-259 ng / mL
  • 51-65 años: 37-220 ng / mL
  • 66-80 años: 33-192 ng / mL
  • 81-> 91 años: 32-173 ng / ml

Pensamientos finales sobre los beneficios del IGF-1

  • IGF-1 significa «factor de crecimiento similar a la insulina 1».
  • IGF-1 es una hormona peptídica anabólica; su función implica estimular el crecimiento de las células y los tejidos, incluidos los músculos y los huesos.
  • IGF-1 posee ambos efectos beneficiosos, incluyendo la lucha contra los efectos del envejecimiento, pero también algunos potencialmente dañinos.
  • Los beneficios de IGF-1 incluyen: desarrollar la masa muscular, prevenir el desgaste muscular, formar masa ósea, ayudar con el crecimiento, controlar los niveles de azúcar en la sangre y proteger contra los trastornos neurológicos.
  • Los peligros de IGF-1 incluyen: potencialmente aumentar el riesgo de algunos cánceres y reducir la esperanza de vida.
  • El ejercicio, el ayuno y otros «factores estresantes beneficiosos» como la terapia de sauna pueden aumentar los niveles de IGF-1. Ser sedentario, tener altos niveles de insulina, estrés y falta de sueño puede inhibir los niveles de IGF-1.

►Video recomendado: Factores de crecimiento: obtención, aplicación y ventajas

Deja un comentario